_mg_1807
_mg_1825
_mg_1831
_mg_1836
_mg_1837
_mg_1844
_mg_1848
_mg_1854
_mg_1855
_mg_1866
_mg_1868
_mg_1876
_mg_1886
_mg_1895
_mg_1898
_mg_1901
_mg_1931
_mg_1946

Mentiras Verdaderas, MACUF

MACUF, A Coruña Mayo 2010
Las ciudades invisibles de Rosa Muñoz
Marco Polo describe un puente, piedra por piedra.
—¿Pero cuál es la piedra que sostiene el puente? —pregunta Kublai Kan.
—El puente no está sostenido por esta piedra o por aquélla —responde Marco—, sino por la línea del arco que ellas forman.
Kublai permanece silencioso, reflexionando. Después añade:
—¿Por qué me hablas de las piedras? Es sólo el arco lo que me importa.
Polo responde:
—Sin piedras no hay arco”.
Este es uno de los relatos de viaje que Marco Polo hace a Kublai Kan, emperador de los tártaros (sic), en el hermoso libro de Italo Calvino “Las ciudades invisibles”. A este emperador melancólico, el viajero le habla de ciudades increíbles y hasta imposibles, todas con nombre de mujer. Hasta que Kublai Kan advierte que todas las ciudades de Marco Polo se parecen, “como si el paso de una a la otra no implicara un viaje sino un cambio de elementos. Ahora, de cada ciudad que Marco le describía, la mente del Gran Kan partía por cuenta propia y, desmontada la ciudad parte por parte, la reconstruía de otro modo, sustituyendo ingredientes, desplazándolos, invirtiéndolos”.
 
Quizás Rosa Muñoz pueda ser Marco Polo, o quizás Kublai Kan, o los dos sean Rosa Muñoz.  Para ella la realidad es un punto de partida que altera, recrea y rehace utilizando las técnicas digitales asociadas a la fotografía hasta conseguir universos paralelos volumétricos o tridimensionales que poner en nuestras casas. Su obra -perenne y atemporal- parece emerger y resurgir del desmonte y deconstrucción de nuestra realidad cotidiana y mediática, la de nuestra experiencia directa o la que nos transmiten la publicidad o el fotoperiodismo. Rosa, como el Gran Kandesmonta la ciudad, parte por parte, y la reconstruye de otro modo, sustituyendo ingredientes, desplazándolos, invirtiéndolos. Así, como Calvino en su libro, mediante paradojas sorprendentes y asociando contrarios  -lo urbano y lo silvestre, interiores y espacios abiertos, la apariencia de familiaridad y lo digital, lo habitable en ruinas…-, nos lleva a contemplar nuevas realidades, más profundas, con una utilización muy personal del color y un fuerte componente poético.
He seleccionado, dentro de la importante trayectoria de Rosa Muñoz, algunas piezas de sus series más conocidas: “Casas”, “ El bosque habitado” “Paisajes del futuro”.  Creo que, si alguna editorial proyectase una nueva edición de “Las ciudades invisibles”, las imágenes de Rosa Muñoz muy bien podrían ser candidatas naturales a ilustrarlo.
“Cada ciudad recibe su forma del desierto que la circunda”, dice Calvino. Quizás nuestras actuales ciudades sean una forma de desierto, de nostalgia de ciudades como las de Rosa Muñoz.
+SEGUIR LEYENDO